Los padres siempre le dan  gran importancia a la aparición de los dientes en los bebés y es dependiendo de cuando le salgan los dientes a los bebes habrá una modificación en su alimentación, es por eso que es tan importante.

A la vez, este proceso genera molestias y algunos dolores los bebes que preocupan a los padres y afectan sus rutinas.

La aparición de los dientes en los bebes comienza en un periodo comprendido entre los  4 y 7 meses, los padres, sobre todo los primerizos se interesan mucho en esta etapa, puesto que deben modificar la dienta del pequeño o estar pendientes de que los dientes salgan correctamente y de tratar las molestias que la dentición general.

Entendemos tu necesidad de saber más sobre el proceso de dentición de los bebés, por eso tenemos más información para ti, continúa leyendo.

¿Qué son los dientes de leche?

Lo primero que tienes que saber es que los dientes que le salen a los bebés son conocidos como “dientes de leche”. Seguramente te estás preguntando qué son los dientes de leche, pues estos dientes se caracterizan por su color, ya que es mucho más blanco que el de los adultos y por su tamaño, son mucho más pequeño que los dientes definitivos.

Estos pequeños dientes ayudan a los bebés a comenzar a masticar y  aunque son fuertes, no presentan las características necesarias para una alimentación adulta.

Los dientes de leche comenzaran a  caerse cuando los dientes definitivos estén listos para salir, ya que estos últimos empujaran a los dientes de leche para ocupar su posición eso comienza a partir de los 6 años.

Los dientes de leche cumplen el rol de guardar espacio en las mandíbulas para cuando crezcan y salgan los dientes permanentes que desde el nacimiento están creciendo bajo las encías. Si los bebés o niños pequeños pierden por alguna razón un diente o algunos dientes demasiado pronto, es posible que los dientes definitivos se muevan hacia los espacios vacíos y este desplazamiento podría generar problemas en el futuro, causando apilamiento o  torceduras en la mordida.

Es por esto que es recomendable llevar un control con el dentista desde muy temprana edad.

Cómo influye la genética en los primeros dientes del bebé

La genética juega un papel muy importante en el crecimiento de los dientes, si a sus padres les crecieron los dientes tempranamente existe la tendencia a que a sus hijos les ocurra lo mismo. Esta razón genética hace que unos niños empiecen a tener dientes antes que otros.

Los niños cuyos dientes empiezan a crecer un poco más tarde tienen da tener dientes mejor formados y son más resistentes a las caries.

Los dientes de leche tienen un orden para salir, generalmente crecen primero los incisivos centrales inferiores, después los superiores, luego los laterales, posteriormente los caninos y finalmente los molares que aparecen un poco después de los dos años de edad del niño.

Comúnmente los bebés completan su primera dentadura de leche que consta de 20 piezas entre los dos y tres años, aunque como mencionamos anteriormente en algunos pueden variar ligeramente los tiempos.

Cuando ocurre una particularidad como un nacimiento prematuro, es posible que la dentición de niños prematuros sea un poco más tarde que en niños nacidos en plazos de gestación normales.

Es importante resaltar que en la primera dentición que es la de los dientes de leche no existe una diferencia entre los niños y las niñas, pues ocurren al mismo tiempo sin distinción de sexo, aunque cuando se trata de los dientes permanentes si existe un adelanto considerable de entre 6 meses y un año de las niñas respecto a los niños. Esto se debe a la influencia hormonal femenina que desde el nacimiento es más fuerte en hembras que en varones.

Síntomas de la aparición de los dientes en los bebés

Desde el momento que están saliendo los primeros dientes del bebé comienzan los problemas para los padres, pues ocurre una situación de incomodidad en el bebé que genera preocupaciones porque el niño llora y puede mostrarse irritable.

Los niños lloran porque las encías están sufriendo erupciones que generan dolor y una necesidad de morder para calmar la incomodidad en las encías, pero dado que no pueden hablar esa es su forma de comunicarse.

También hay otros síntomas que se asocian al brote de los dientes en las encías y que pueden deberse también a otras causas como falta de apetito, insomnio o despertarse llorando. Es decir, el bebé entra en un estado de incomodidad que pudiera parecer señal de alguna enfermedad y que naturalmente genera angustia e intranquilidad en los padres, sobre todo en aquellos que se enfrentan a la paternidad y maternidad por primera vez, pues tienden a desesperarse y creer que al bebé le ocurre otra cosa.

El nacimiento de los dientes de leche genera dolor e irritación en las encías del bebé, por eso es lógico que llore y se sienta molesto o intranquilo. Ante esta actitud del bebé es importante ver algunos rasgos como la salivación, si el niño tiene una salivación excesiva se debe a dentición. Asimismo es importante fijarse en si el niño muerte todo lo que está a su alcance o se lleva las manos a la boca, esto lo hace para calmar el dolor y la molestia en las encías.

Si el bebé presenta estos dos síntomas los padres pueden explorar con un guante y lo dedos o con las manos bien limpias si el bebé tiene encías entojecidas o inglamadas y si ya son visibles los dientes que están brotando.

¿Cómo pueden los padres ayudar a su hijo durante la dentición?

Los padres siempre quieren que sus bebés no sufran tanto cuando salen los primeros dientes, la mayoría de padres quieren ayudar activamente, algo que se puede hacer en función del alcance de las molestias:

  • Utilizar guantes de silicona especiales para los dedos, generalmente los venden en farmacias y sirven para masajear suavemente la encía del bebé ayudándole a tranquilizar la molestia.
  • Realizar masajes en los pies es una técnica muy común que se llama reflexología podal.
  • La salivación aumenta por la dentición, así que el niño puede estar lleno en el pecho de saliva que cuando hace frío podría provocarle resfriados. Así que es ideal ponerle un babero o pañuelos para mantener su ropa seca.
  • Si el bebé se hace daño en las comisuras de la boca y en las mejillas de tanto babear, hay cremas especiales para bebé que van muy bien.
  • Los padres deben darle más cariño y distraerlo de una manera que olvide un poco el dolor. A los bebés inquietos y llorones es recomendables que los mimen mucho durante esta etapa y de ser posible que los carguen en brazos con frecuencia, de esta manera jugando y con la interacción entre quien lo carga es posible que se olvide del dolor por instantes.

¿Qué puede masticar con sus dientes?

Ya conociendo a qué edad salen los dientes del bebé, es habitual que la siguiente pregunta sea ¿cuándo puede masticar el bebé? Pues bien, fomentar la masticación es muy importante en el desarrollo del pequeño, es por eso por lo que se recomienda comenzar con la masticación desde la aparición de sus primeros dientes, pero siempre bajo la recomendación del pediatra, para que adapte su alimentación según su edad. Asimismo, al masticar  también dejará al bebé experimentar nuevas sensaciones con la comida.

Cabe destacar que hay que darle alimentos que requieran un esfuerzo por su parte como, por ejemplo, fruta o verduras como primeros alimentos, pero como te comentábamos, siempre consultando antes con el pediatra. Con el paso del tiempo, podremos incluir la carne o el pescado, ya que tienen más trabajo de masticación.

¿Qué problemas son los más frecuentes en los dientes temporales o de leche?

El problema que se  presenta con más frecuencia es la caries. Puede comenzar desde el inicio. Los dientes temporales tienen un esmalte con menor grosor, por ello la caries profundiza más rápido.

Los dientes de leche con caries son más propensos  a  que se caigan antes de lo esperado. Se puede hacer un empaste, pero no es una solución muy buena lo mejor es tener un cuidado bucal para que él bebé no presente ningún contratiempo antes de que se caigan con naturalidad.

También se pueden dar problemas en las encías, aunque son poco frecuentes. Es por ello que hay que acudir con regularidad al dentista desde los 2 o 3 años para asegurarse de que todo marche correctamente.

Remedios que alivian las molestias por dentición

Existen objetos diseñados para que los bebés muerdan en el proceso del brote de los dientes, y eso es algo que a los niños les encanta. Por eso, los padres deberán ofrecerle diferentes recursos que lo puedan ayudar. Con el tiempo, el bebé descubrirá sus favoritos por sí solo.

Fruta fría

Las frutas frías son ideales para calmar el dolor y molestias en las encías del bebé provocado por la dentición. Eso sí, debes ser cuidadoso porque en esta etapa los niños son propensos a ahogarse fácilmente con líquidos y alimentos, así que para evitar que se ahogue, debes colocar la fruta en un mordedor de malla y dárselo a tu bebé para que lo chupe. Si usas un mordedor de malla puedes probar con frutas  como manzanas al vapor, fresas, mangos o peras maduras.

Trapo frío

Sumerge un trapo limpio en agua, estrújalo hasta que esté húmedo y colócalo en el refrigerador. Cuando esté frío, dóblalo y dáselo a tu bebé para que lo chupe. Debes seguir el mismo cuidado que con el consejo anterior, debes estar presente porque podría haber riesgo de asfixia.

Cuchara de metal

Los metales se enfrían rápidamente y tienden a mantener durante algún tiempo la temperatura. de manera que ayudan a tranquilizar el dolor y evitar el dolor de encías. Utilizar una pequeña cuchara y ponerla en el refrigerador y dársela al bebé con la parte posterior hacia arriba podría ser muy placentero para él.

Mordedor

Estos sin lugar a dudas son la mejor opción, ya que no tienen esquinas y son fáciles de lavar. Algunos vienen rellenos de agua y pueden enfriarse en la nevera sin mayores complicaciones, son muy efectivos porque el frío reduce la circulación sanguínea de la encía para que se desinflame y duela menos y no tienen mayores riesgos.

Medicina

Este es el último remedio que puedes utilizar si el bebé presenta dolor, en algunos casos suele aparecer fiebre, antes de usar cualquier medicamento debes consultar al pediatra. Los polvos homeopáticos también pueden resultar útiles pero consulta con un médico antes de usarlos.

¿Qué mes es clave para la salida de los dientes del bebé?

El mes más importante para el brote de los dientes en los bebés es los 6 meses. ¿Por qué? Porque a partir de esta edad, el organismo está capacitado para la recepción de otros alimentos que no sean simplemente la leche materna, es decir  surgen para adaptarse a la masticación.

¿Sabías que el primer diente ya requiere cuidados?

Cuando sale el primer diento hay que limpiarlo con frecuencia con un paño o con un bastoncillo de algodón, también son funcionales los cepillos de dientes de dedo. Estos tienen la ventaja de que los padres pueden seguir respaldando la dentición después de la aparición del primer dientecito masajeando suavemente las encías.

Consejos finales

Finalmente después de saber un poco sobre la dentición de los bebés, ya puedes resolver cualquier inconveniente que se presente cuando él bebe inicie el brote de dientes, aunque se debe tener en cuenta que si los síntomas no son normales como los mencionados anteriormente, se debe acudir al pediatra, ya que normalmente la dentición se desarrolla sin complicaciones y la aparición de los primeros dientecitos del bebé se vive con alegría en la familia.

Por último pero no menos importante la alimentación de la madre durante la gestación deben estar presentes: calcio, fósforo, proteínas y vitaminas A, C y D. Estos nutrientes ayudan a la mineralización del germen, que dará lugar a los dientes de leche del bebé, después del nacimiento y además incluir siempre la lactancia materna con ello se asegura que tenga un crecimiento normal de los dientes  de leche.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2019 - LixDent