Periimplantitis

La periimplantitis es una enfermedad inflamatoria de los tejidos blandos y duros que rodean al implante dental. Se caracteriza por la acumulación de placa bacteriana en la superficie del implante. Lo que provoca la inflamación de la encía y la destrucción del hueso que soporta el implante. Puede causar dolor, sensibilidad y sangrado de las encías. Por lo tanto, es importante diagnosticar y tratarla lo antes posible para evitar la pérdida del implante.

Los implantes dentales son una alternativa eficaz para reemplazar los dientes perdidos. Sin embargo, como cualquier otro tratamiento dental, pueden estar sujetos a complicaciones. En este artículo, te daremos algunos consejos para mantener una buena higiene bucal. Esto incluye cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental una vez al día. También, visitar al dentista para las revisiones y limpiezas periódicas. Así como el tratamiento efectivo para detener la progresión de la periimplantitis.

Te puede interesar: Las mejores soluciones para combatir el sarro dental

¿Cuál es el tratamiento de la periimplantitis?

Periimplantitis

La periimplantitis es una enfermedad que afecta a los tejidos que rodean los implantes dentales. Es causada por la acumulación de bacterias en la línea de la encía, lo que provoca una infección. Puede provocar la pérdida de hueso y la movilidad del implante, lo que puede conducir a su pérdida.

Los síntomas de la periimplantitis pueden ser similares a los de la enfermedad periodontal. Que es una infección de las encías que afecta a los dientes naturales. Los síntomas más comunes de la periimplantitis incluyen:

  • Enrojecimiento e inflamación de las encías alrededor del implante: Las encías alrededor del implante pueden volverse rojas, hinchadas y sensibles al tacto. Este síntoma es resultado de una respuesta inflamatoria del cuerpo. Ante la presencia de bacterias y acumulación de placa en la zona del implante.
  • Sangrado al cepillarse los dientes o al masticar: El sangrado es otro signo común. El sangrado puede producirse al cepillarse los dientes, al masticar o incluso sin ningún estímulo.
  • Halitosis: La halitosis, o mal aliento, es otro síntoma común. La halitosis se debe a la acumulación de bacterias en la línea de la encía.
  • Dolor en la zona del implante: El dolor en la zona del implante puede ser un síntoma. El dolor puede ser leve o intenso, y puede producirse al masticar, al morder o incluso sin ningún estímulo.

En casos más avanzados, la periimplantitis puede causar los siguientes síntomas:

  • El implante puede moverse o incluso desprenderse de la mandíbula.
  • Puede provocar la pérdida de hueso que rodea al implante. La pérdida de hueso puede debilitar el implante y aumentar el riesgo de su pérdida.
  • En casos muy raros, puede provocar síntomas sistémicos, como fiebre, fatiga o dolor de cabeza.

El tratamiento de la periimplantitis depende de la gravedad de la enfermedad. Los cuales pueden ser:

Tratamiento no quirúrgico

Periimplantitis

El tratamiento no quirúrgico de la periimplantitis es el tratamiento de primera elección en los casos leves. Su objetivo es eliminar la placa bacteriana y el cálculo dental, que son los principales factores que causan la enfermedad.

El tratamiento no quirúrgico de la periimplantitis consiste en los siguientes pasos:

  • Eliminación de la placa bacteriana y el cálculo dental: Esta es la parte más importante del tratamiento. Se realiza mediante una limpieza profesional en la consulta del dentista. La limpieza profesional incluye el raspado y el pulido de los dientes. Así como la eliminación de la placa y el cálculo dental de la superficie del implante.
  • Aplicación de antibióticos: Los antibióticos pueden ayudar a eliminar las bacterias que causan la infección. Se suelen recetar antibióticos orales durante una semana o dos.
  • Mejora de la higiene bucal: El paciente debe aprender a realizar una buena higiene bucal en casa. Esto incluye cepillarse los dientes dos veces al día durante dos minutos. Usar hilo dental una vez al día y usar un enjuague bucal antibacteriano.

Tratamiento quirúrgico

Periimplantitis

El tratamiento quirúrgico de la periimplantitis es necesario en los casos más graves. En los que la enfermedad ha causado una pérdida significativa del hueso. El objetivo del tratamiento quirúrgico es eliminar el tejido inflamado y restaurar el hueso perdido.

El tratamiento quirúrgico de la periimplantitis puede consistir en los siguientes procedimientos:

  • Cirugía de acceso: La cirugía de acceso es el procedimiento quirúrgico más sencillo para tratarla. Se realiza una incisión en el tejido gingival para acceder al implante. Se elimina el tejido inflamado y se realiza una limpieza profunda del implante. La cirugía de acceso suele realizarse con anestesia local.
  • Cirugía resectiva: La cirugía resectiva se realiza en los casos en los que la enfermedad ha causado una pérdida significativa del hueso. Se retira una parte del implante o de la raíz natural para eliminar el tejido inflamado. La cirugía resectiva puede realizarse con anestesia local o general.
  • Cirugía regenerativa: La cirugía regenerativa se utiliza para restaurar el hueso perdido. Se utilizan injertos de hueso o tejido para rellenar el defecto óseo. Los injertos de hueso pueden ser autoinjertos, es decir, que se obtienen del propio paciente. También puede ser aloinjertos, que se obtienen de un donante.

Causas

Periimplantitis

La causa principal de la periimplantitis es la acumulación de placa y bacterias en la superficie del implante. La placa es una película pegajosa que se forma constantemente en los dientes y en los implantes dentales. Está compuesta por bacterias, restos de alimentos y saliva. Si la placa no se elimina adecuadamente, las bacterias pueden multiplicarse y provocar una infección.

Otros factores que pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad incluyen:

  • Mala higiene oral: Una mala higiene oral, que incluye el cepillado deficiente. Así como el uso inadecuado del hilo dental y la falta de visitas regulares al dentista. Esto aumenta el riesgo de acumulación de placa y bacterias.
  • Tabaquismo: El tabaquismo reduce el flujo sanguíneo a las encías y los huesos, lo que dificulta la lucha contra las infecciones.
  • Diabetes: La diabetes mal controlada puede debilitar el sistema inmunitario. Lo que hace que las personas con esta enfermedad sean más propensas a las infecciones.
  • Sistema inmune debilitado: Cualquier condición que debilite el sistema inmunitario. Como el VIH/SIDA, el cáncer o la quimioterapia, puede aumentar el riesgo de periimplantitis.
  • Traumatismo quirúrgico: Un traumatismo durante la cirugía de implantes puede dañar los tejidos que rodean al implante, aumentando el riesgo de infección.
  • Calidad ósea deficiente: Una calidad ósea deficiente puede dificultar la fijación del implante y aumentar el riesgo de infección.

Diagnóstico

El diagnóstico de la periimplantitis se realiza mediante un examen clínico de las encías alrededor del implante. El dentista puede utilizar un instrumento llamado sonda periodontal, para medir la profundidad de las bolsas periodontales. Que son los espacios entre las encías y el implante.

El examen clínico consiste en observar las encías alrededor del implante en busca de signos de inflamación. Como enrojecimiento, hinchazón o sangrado. El dentista también puede palpar las encías para detectar sensibilidad o dolor.

La sonda periodontal es un instrumento delgado y flexible con una punta redondeada. El dentista inserta la sonda en la bolsa periodontal entre la encía y el implante. La profundidad de la bolsa se mide en milímetros. Una profundidad de bolsa de 3 a 4 milímetros o más es un signo de la enfermedad. En los casos más graves, la profundidad de la bolsa puede ser de 5 milímetros o más.

Además de la profundidad de la bolsa, el dentista también puede evaluar la presencia de otros signos, como:

  • Supuración: La presencia de líquido purulento en la bolsa periodontal.
  • Recesión gingival: La retracción de las encías alrededor del implante.
  • Movilidad del implante: La pérdida de estabilidad del implante.

En algunos casos, el dentista puede realizar pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico de la enfermedad, como:

  • Radiografías: Las radiografías pueden ayudar a evaluar la pérdida de hueso alrededor del implante.
  • Biopsia: En casos graves, el dentista puede realizar una biopsia del tejido alrededor del implante. Para confirmar el diagnóstico y descartar otras posibles causas de los síntomas.

El diagnóstico precoz es importante para garantizar el éxito del tratamiento.

Prevención

La periimplantitis es una enfermedad grave que puede provocar la pérdida de los implantes dentales. La mejor manera de prevenirla es mantener una buena higiene oral. Esto incluye:

  • Cepillarse los dientes: Cepillarse los dientes dos veces al día durante dos minutos cada vez es la base de una buena higiene oral. Utilice un cepillo de dientes de cerdas suaves y pasta de dientes con flúor. Cepille todas las superficies de los dientes, incluyendo las encías.
  • Usar hilo dental: Usar hilo dental una vez al día es importante para eliminar la placa y las bacterias de entre los dientes. El hilo dental debe pasarse con cuidado entre cada diente, hasta que llegue a la encía.
  • Visitas al dentista: Visitar al dentista para una limpieza profesional cada seis meses es importante. Para eliminar la placa y el sarro acumulados en las zonas difíciles de alcanzar con el cepillado e hilo dental.

Además de una buena higiene oral, también es importante evitar el tabaquismo y controlar la alimentación. Por lo cual, se recomienda:

  • Coma una dieta saludable: Una dieta saludable que incluya frutas, verduras y cereales integrales puede ayudar a mantener en buena salud las encías.
  • Hidrate su boca: Beber mucha agua puede ayudar a mantener las encías hidratadas y saludables.
  • Evite los alimentos duros y pegajosos: Los alimentos duros y pegajosos pueden dañar las encías y los implantes.

Siguiendo estos consejos, puede reducir el riesgo de desarrollar periimplantitis y mantener sus implantes dentales sanos durante muchos años.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2019 - LixDent